Archive for January, 2010

27 de enero de 2010

Wednesday, January 27th, 2010

Celebrar ¿Qué? No hay nada qué celebrar. El deterioro social y material y moral de la república al que la han sumido los gobiernos de derecha están más presentes que nunca. Los bandidos siempre han merodeado en este nuestro Mexicalpan de las Ingratras, han cometido sus fechorías desde sus altos puestos burocráticos; como senadores, como diputados, como presidentes. Es la historia. Los bandidos están apoderados de la nación mexica. Veamos lo que al respecto de los bandidos nos cuenta Branz Mayer, viajero, político, norteamericano, y que en 1841 escribía lo siguiente: “De esta manera proseguimos nuestro traqueteo, a veces a punto de quedarnos atascados y otras brincando en medio de la noche oscura y sin luna, con tal velocidad, que parecía de temer que nos destrozáramos contra las rocas. Dieron las seis, las siete, las ocho, las ocho y media sin que apareciese ningún bandido, a pesar de que varias veces se dio la alarma. El camino iba de mal en peor; el coche saltaba sobre las piedras como buque en mar embravecido; el cochero se veía obligado a bajar de vez en cuando, para “sentir” el rumbo. Columbramos ciertas luces que iban de acá para allá en diversos puntos, y se sospechó que eran señales que se hacían los ladrones. Tras la debida deliberación, se dio por cosa averiguada que lo eran. ¡Acercándonos más, nos percatamos de que eran gusanos de luz (cocuyos)!”. Esa vez a Branz le tocó buena suerte. Pero los caminos de entonces, como el hoy calderonista, están plagados de asaltantes. A los mexicanos nos roban en los caminos, en las veredas, en las carreteras, en los callejones, en las calles, en las avenidas. El hampa sigue posesionada de esta república mexicana. Sí, cuando yo me dirijo a Mi Oficina para ver a María, abrazar a María, besar a María, y empujarme mis caballitos de tequila blanco, del que raspa, me voy cuidando las espaldas, me quito el reloj, me pongo el saco más mugroso que hallo y me dejo crecer la barba, para que los asesinos, los mochaorejas, los policías, los practicantes del dos de bastos, los asaltantes que pululan por la ciudad, no vean en mí a un posible “cliente” de sus diarias fechorías. Sí, los mexicanos vivimos a salto de mata. No sabemos si al fin del día llegaremos vivitos y coleando a nuestros hogares. La barbarie en pleno. ¿Qué Celebramos? Vale. Abur.

20 de enero de 2010

Wednesday, January 20th, 2010

¿Celebrar? ¿Qué? ¿Qué podríamos “celebrar” los mexicanos? ¿Los doscientos años de la liberación del yugo español? ¡Los cien años de la revolución “social” de 1910? La respuesta, queridas amigas zapatistas, es contundente: ahora sufrimos ya no sólo el yugo español, sino el yugo de muchos gringos, el yugo de los banqueros, el yugo de los capitalistas, el yugo de los empresarios, el yugo de los terratenientes, el yugo de los criminales, el yugo de los explotadores, el yugo de los jueces vendidos, el yugo de policías corruptos, el yugo de todos los países que aquí asientan sus reales y que obtienen miles de millones de pesos para engordar sus bolsillos. De manera que, ante esa realidad que nosotros la canalla, el popolo, el pueblo, la raza, los paisas, los ñeros, los cuates, los indígenas, los obreros, los campesinos, sufrimos en las espaldas y en los bolsillos y en la dignidad y en el honor, ante esa brutal realidad, digo, ¿qué diantres podemos celebrar? Nada. Nada. Ahora con el calderonato, toda la clase trabajadora, todos los de abajo, tenemos los mismos motivos por los que levantaron su voz, sus armas, sus argumentos, su ira, los revolucionarios de hace cien años. Están presentes la desigualdad social, el reparto inequitativo de la riqueza, la venta del país al mejor postor, la pérdida de la soberanía, la abierta participación de la Iglesia católica en los asuntos de la república, la represión contra los luchadores sociales, la cárcel para la clase trabajadora, el abandono gubernamental al Ejido, la venta de las propiedades de la nación, le entrega de ríos, mares, aguas, minas, petróleo, luz, gas a explotadores comerciales. ¿Celebrar? ¡Qué? Llorar, rabiar, es lo que nos queda a los que seguimos siendo mexicanos explotados y ninguneados. Ante esa horrible realidad y antes de que me maten en un retén calderonista, antes de que me corran del trabajo, antes de que sea víctima de un mochaorejas y de que el honorable juez, coludido con el señor del Ministerio me castiguen a mí y dejen libre al criminal, antes que eso ocurra, permítame, honorable amiga no pripanista, y dado que no tengo otra alternativa, que la de ir con María, caer en sus brazos, gozar sus besos y sus ojos, y tomarme con ella unos tequilas y comerme unas rebanadas de queso Cotija. Sí, mientras el pueblo no diga ¡Ya basta! Las cosas seguirán peor que endenantes. Vale. Abur.

13 de enero 2010

Wednesday, January 13th, 2010

Leí las noticias de los periódicos, escuché la radio y me enteré de varios asuntos y aconteceres nacionales; vi la TV, monitoreando varios canales de noticias; el taxista me contó los innumerables problemas que padece su gremio; el compa del microbús me comentó la mala situación en la que se encuentran los trabajadores del volante; en el mercado de la merced los diableros y los cargadores sufren la pena gorda para poder subsistir; los obreros y albañiles tienen que hacer malabares para que les alcance lo ganado en el día; varios amigos míos, reporteros y periodistas, ya no quieren queso sino salir de la ratonera, además de sufrir las amenazas de muerte

–cumplidas muchas de ellas- y vivir a la cuarta pregunta; y charlé con varios estudiantes del poli y de la UNAM, su desilusión ante la situación de caos que se vive en la república, su futuro negro ante las nulas perspectivas de obtener un trabajo digno en el futuro, a ellos y a ellas, esa realidad, los ha sumido en la apatía. Total a la semana de hacer la anterior tarea informativa, yo quedé anonadado, estupefacto y más triste que la noche de la derrota de los invasores españoles. Como yo no sabía si iba a llorar a mares en plena vía pública, llanto provocado por el fascismo imperante, por  la destrucción de la nación mexica por los calderones y los foxes y los salinas y los zedillos y los curas pederastas que meten sus narices en los asuntos políticos y que gozan de la protección de la derecha intolerante que a, como sabemos, acabado con Juárez y con Morelos y con Zapata y con los sindicatos y con la paz y con la tranquilidad y con la convivencia pacífica entre todos los mexicanos. Ante esa horrible realidad, lo sabe usted lectora no pripanista, ante el desmoronamiento de los valores constitucionales provocados por los clase política, no tuve más remedio, antes de llorar en pleno Paseo de La Reforma, que meterme a Mi Oficina y abrazar a María y con ella en su regazo paliar mis penas. María, compresiva me dijo que me calmara, que no hay mal que dure cien años, que cae más pronto un hablador –y se refería al señor que despacha en Los Pinos- que un cojo. Que el pueblo mexica ya estaba tomando nota y que millones de paisas piden su renuncia y que la brutalidad de su gobierno contra los trabajadores se le iba, tarde que temprano, a revertir. A María le creo, a María -pueblo- le confío la salvación de la república. De veras. Vale. Abur

6 de enero 2010

Wednesday, January 6th, 2010

Las calamidades, por decir lo menos, se abaten sobre todos los mexicanos. Turbulencias, huelgas, paros, aumentos criminales en los artículos de consumo, aumento en los precios de la canasta básica, crímenes, asaltos, robos, cristalazos, robo de autos, secuestros, atropellamientos, impunidad, asesinatos en los retenes militares, desencanto social, confusión y llanto, lágrimas y dolor. Y las almas que lloran inconsolables de las niñas y los niños muertos por el incendio criminal de la guardería ABC. Miles y miles y miles de trabajadores echados a la calle. Eso, cosa terrible, fue la tónica del trágico año 2009. Eso es lo que sucede -crímenes, impunidad, encarecimiento, despidos de trabajadores-, eso es lo que ha sucedido en estos nueve años de horrible gobierno de panistas. Y claro, la clase política ni suda ni se abochorna, ellos, todos, tienen dinero a manos llenas, autos con guaruras, boletos de avión, comidas lujosas, sábanas y almohadas principescas, y para que no sean molestados, los ricos, los presidentes, los gobernadores cuentan con los ínclitos jueces mexicas y con los soldados y con los policías. Y al pobre, bueno, al pobre que se le carguen todas las pulgas. Al pobre la ley dura y llana. Al rico la “justicia”.  Esa es la realidad que vivimos. Esa cruel realidad es la que nos atosiga en este 2010. Y el señor que habita en Los Pinos sigue con su discurso en el que ni ve ni siente lo que al pueblo le pasa. Cosas veredes Mío Cid. Ante esa negrura en el horizonte, yo iré a refugiarme en los cálidos brazos de María; iré a calmar mi rabia a Mi Oficina. Escucharé una vez más a José Alfredo, cuya música me distraerá un tanto de la realidad infernal a la que el calderonato nos ha sumido. Los tequilas en la panza calmarán mi espíritu. Las memelas y el queso Cotija y los aguacates, y los chiles toreados y las tortillas de máiz morado y los chilaquiles y el mole de olla y las carnachas y el caldo xóchitl y el retazo con hueso y las albóndigas y las habas tostadas y los cacahuates enchilados, me harán pasar tardes lúcidas, harán que la calma llegue a mis ansias, pero, que quede claro, no harán que olvide las traiciones y las violaciones constitucionales y las políticas criminales y entreguistas que desde Los Pinos se instrumentan. No. Seguiré amando a Morelos, a Juárez, a la paz, a la justicia. Vale. Abur.