Archive for December, 2009

16 de diciembre 2009

Wednesday, December 16th, 2009

Estaba tomando mi caballito de tequila y María, la bella María, me preparaba unos chilaquiles y ponía, además, unas fastuosas rebanadas de queso Cotija en el molcajete con guacamole. De una mesa cercana un paisa me gritó: -“Oye, carlitos, ahora resulta que los diputados trabajan pensando en nosotros los pobres, y que los orondos senadores de la república velan por nuestros intereses, o sea que gobiernan o legislas o lo que sea por el bien de México. ¡Sí, Chucha!-“. Yo, levanté mi copa y le dije que tenía toda la razón. Que el: “¡Sí, Chucha!, que gritaba lo calificaba todo. Y que ese ¡Sí, Chucha!, yo lo escuchaba en todas las democráticas cantinas a las que asisto. Pero que también, los compas taxistas, y los campesinos, y los estudiantes y las amas de casa y los obreros sin trabajo y los trabajadores corridos de sus empleos por el presidente del empleo, también lo lanzaban al aire, y que si todos los mexicas inconformes con este gobierno casi fascista exclamáramos al aire y al mismos tiempo, el ¡Sí Chucha! se escucharía hasta en los mismos cuernos de la luna. Sí, así es mis estimadas amigas insumisas y no pripanistas. La inconformidad popular está en la zona roja, está el índice de coraje marcando en el número 100, está el índice de la rabia y el descontente de la raza de bronce en los límites más altos de la escala de medición. María vio mi tristeza y me tendió sus brazos y yo, con el permiso de los paisas de Mi Oficina, no me hice del rogar y venciendo mi ancestral pudor republicano le di un abrazo, fuerte, apretado, sentido, ante los ¡oles!, y los gritos de aprobación de la canalla –Lope de Vega dixit-, de este lugar de respiro y de divagación y de reflexión ciudadana que es esta Mi Oficina. Ya recuperado el aire, ya tranquila mi alma después de ese abrazo, ya después de otro trago tequilero, pensé en los otros mexicas que sufren el acoso de los soldados en las carreteras, en los ejidos, en los ranchos, en sus casas, en sus negocios. Pensé en los otros mexicas que sufren al viajar por carretera por el otrora libre México de mis recuerdos y en los retenes los hacen pasar como si fueran criminales en potencia. Ante estas villanías autoritarias, es claro lo que los mexicanos golpeados expresan ante los discursos del presidente en turno y de los diputados y senadores: “¡Sí, Chucha! Digo, ¿no? Vale. Abur.

9 de diciembre 2009

Wednesday, December 9th, 2009

El pueblo hermano de la república de Bolivia refrendó su libertad y su compromiso con las mejores causas populares: el apoyo total y firme a los usos y costumbres de la población –mayoritaria- indígena. Sí, votó por que Evo Morales continuara al mando de las instituciones que rigen a ese país. Y con esta actitud Bolivia ha alcanzado niveles jamás soñados en los regímenes anteriores que fueron dominados por gobernantes insensibles, fascistas algunos y de tendencias neoliberales que empobrecieron y degradaron la justicia y hundieron en la corrupción y el fraude a los ciudadanos. Cuando entró en la escena política, en su primer gran triunfo electoral Evo Morales cambió los rumbos, metió en la cintura a los horripilantes derechistas

–léase los ricos, algunos eclesiásticos, los potentados, los terratenientes, los empresarios gordos y los políticos cínicos- y en su primer período presidencial las cosas cambiaron y ahora, reconocido por tirios y troyanos, el rumbo democrático y el reparto equitativo de la riqueza, el apoyo fundamental y cierto al campo y a los campesinos, el defender las propiedades de la nación, el amparar sus minas, sus ríos, sus bosques, pero sobre todo gobernar para el beneficio colectivo, sin trampas, sin robos, sin claudicar, sin entregarse a los intereses trasnacionales, con esa política, Evo Morales y su nación Bolivia entraron en los caminos de la liberación, de la justicia social y del cumplimiento cabal de gobernar para todos…En fin, amigas insumisas, amigos no pripanistas, aquí en este nuestro Mexicalpan de las Ingratas, el gobierno está para correr a obreros, para desbaratar sindicatos, para hundir en la pobreza a los campesinos, para aplicar el garrote y la bayoneta contra los luchadores sociales, para entregarse a los intereses de los grandes capitalistas, para vender al mejor postor las propiedades de la nación, para tener funcionarios, que con su posición “católica” atentan contra los derechos de las mujeres, atentan contra las libertades consignadas en la Constitución del 17, la cual, estos señores pripanistas la han modificado más de cuatrocientas veces para ponerla al servicio de la clase en el poder. ¿Cuándo el pueblo mexica hará lo que el pueblo boliviano? Vale. Abur.

2 de diciembre 2009

Wednesday, December 2nd, 2009

Cierto analista político, ante una pregunta, dijo que “si quiere saber más o entender mejor sobre la política, lea usted a Shakespeare.” Qué razón tenía el estudioso de los asuntos que se refieren a lo que debe ser la práctica de la ética y el uso congruente de la ciencia moral en la vida diaria de un país determinado. Está más claro que el agua que cae de los cielos que los polacos mexicas no han leído jamás al preclaro autor inglés de obras monumentales como Hamlet, Ricardo III, Otelo, Macbeth. Y yo, humildemente agregaría a otro autor que yace orondo en el Olimpo de los escritores: Miguel de Cervantes, o sea el que escribió para solaz de la humanidad entera el Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha. Sí, las diputadas, los senadores, los jueces, los gobernadores y desde luego el presidente en turno no han tenido en sus manos dicho libro, y si lo han tenido y leído, no lo han entendido y menos lo han asimilado, pues la clase política mexicana es una verdadera vergüenza para la historia escrita por Morelos, por Zapata, por los Flores Magón, por Juárez, por Lázaro, por Carmen Serdán, por Leona Vicario. Pero el “mérito” que tiene la horripilante derecha mexicana encabezada por el más horripilante PAN y seguido de la mano del no menos maquiavélico PRI, partidos que nos tienen, al pueblo, sufriendo sus insensibilidades y sufriendo sus políticas contrarias totalmente a los lineamientos morales y materiales de la Revolución Mexicana. Esta ha sido traicionada una vez y otra por los calderones, por los salinas, por los foxes, por los zedillos, y hoy, el triste hoy, está dominado por el fascismo gubernamental; hoy, digo se presentan en términos ominosos los mismos motivos que hace cien años tenían los revolucionarios: la tierra la tienen los ricos, las haciendas las explotan los ricos, las minas son de los extranjeros, las playas son de todos menos del pueblo, la banca es extranjera, los sindicatos son vapuleados y los obreros despedidos, los campesinos no tienen apoyos fundamentales, los indígenas viven masacrados por soldados y por los ricos. La lista de traiciones sigue. Mejor le paro aquí no sean que una lágrima corra por mi mejilla. Ya no leeré el Quijote ni Ricardo III ni la Constitución del 17, no, no. Que viva la corrupción y el fraude. ¿No? Digo. Vale. Abur.